Entreteniéndonos hasta morir

“Nuestra politica, religión, noticias, deportes, educación y comercio han sido transformados en complementos congeniales de la industria del entretenimiento”.

~Neil Postman

 “Entreteniéndonos hasta Morir” (Amusing Ourselves to Death, 1985) es un libro por Neil Postman sociólogo, comunicólogo y analista crítico de los medios.  La obra debate si nuestra época actual se parece más al futuro distópico que planteó George Orwell en “1984” o al futuro ideal que planteo Aldous Huxley en su obra “Un Mundo Feliz” (Brave New World). Ambos autores planteaban en sus respectivas obras, dos visiones diferentes del futuro que compartían un sistema basado en el control de la vida y la mente humana y el totalitarismo político.

En palabras de Postman:

“Lo que Orwell temía era la prohibición de libros. Lo que Huxley temía era que no habría ninguna razón para prohibir un libro, porque no habría nadie que quisiera leerlos. Orwell temía a aquellos que nos privarían de la información. Huxley temía a aquellos que nos darían tanto que nos reducirían a la pasividad y el egoísmo. Orwell temía que la verdad se ocultara de nosotros. Huxley temía que la verdad se ahogaría en un mar de irrelevancia. Orwell temía que nos convirtiésemos en una cultura cautiva. Huxley temía que nos convirtiéramos en una cultura trivial, preocupada por idioteces. En 1984, Orwell añadió, que la gente seria controlada a tráves imposición de dolor y la coacción. Mientras que en “Un Mundo Feliz”, la gente seria controlada mediante la imposición de placer. En resumen, Orwell temía que todo aquello a lo que tememos se convertiría en nuestra ruina. Mientras que Huxley temía que nuestros deseos nos llevarían a la ruina.”  

La obra, “Entreteniendonos hasta morir” se produce el año en el que la profecía de Orwell se había vaticinado, 1984.  1984 fue en efecto un año contrario a las pesadillas orwellianas que planteaban un mundo opresivo y violento.  Estados Unidos vivia bajo la presidencia de Ronald Reagan, quien en su época fue un famoso actor de Hollywood.  Su candidatura y presidencia fue mas un espectáculo dramático que era mas entretenimiento que democracia.  La propaganda política o comercial como en “1984” ya no estaba en manos de Hermano Mayor (Big Brother) sino de las grandes cadenas de televisión, partidos políticos y grandes marcas.  Hermano Mayor ya no era una fuerza coercitiva y represiva sino una fuente inagotable de entretenimiento y felicidad que según Postman aun mantiene a la gente pasiva y en estado de letargo, tal y como en “Un Mundo Feliz”.

En el escrito Postman llega a la conclusión de que nuestro de mundo hoy se parece menos al de Orwell y más al de Huxley, un mundo feliz.

A continuación una ilustración por el dibujante australiano Stuart McMillen que describe la obra de Postman en una serie de caricaturas.

Entreteniendonos hasta morir

Articulo por Anthony Tatekawa

Opina

*